El sector financiero utiliza algunos términos que quizas hayas escuchado mencionar, pero muchas veces no has llegado realmente a comprender. Esto ocasiona que muchos empresarios, sobre todo de pequeñas y medianas empresas, desconozcan los verdaderos beneficios de obtener un crédito a su medida.

Si estás pensando en solicitar tu primer crédito Blú, existen ciertos conceptos que probablemente escucharás a lo largo de tu proceso de financiamiento que debes conocer. Aquí te mencionamos los más importantes.

CIEC

Al momento de solicitar tu crédito, escucharás que tu asesor financiero te dará la opción de ingresar tu CIEC para agilizar el trámite. ¿Por qué? Con la CIEC le permites a Blú Capital obtener una imagen más exacta de la salud financiera y el ciclo de crecimiento en donde se encuentra tu negocio. De esta manera, facilitas de manera segura el proceso de financiamiento y permites una atención más personalizada para el crecimiento de tu negocio.

Factoraje

El factoraje es poco conocido, sin embargo es una excelente herramienta para la adquisición de flujo. ¿Cómo funciona? Cedes el derecho de cobro de tus facturas a Blú Capital. De esta manera, en lugar de esperar hasta 45 días a que tu cliente te pague, obtienes el dinero desde el día 1.

Crédito Simple

El crédito simple es una buena opción para comenzar a financiar un negocio. Este funciona de tal manera en que se te otorga cierta cantidad de dinero que debes liquidar en un plazo de 12 a 24 meses. Puedes utilizarlos para nuevas líneas, expansión o remodelación, y adquisición de nuevos activos.

Crédito Revolvente

Por su parte, el crédito revolvente funciona mediante la obtención de una línea de crédito que se puede utilizar continuamente conforme se vaya pagando. Para explicarlo de una manera más sencilla, funciona igual que una tarjeta de crédito, en el que debes pagar solamente por la cantidad que vas retirando. Este tipo de crédito se utiliza para cubrir tus necesidades integrales de financiamiento.

Saldos Insolutos

Cuando solicitas un crédito , debes ir liquidándolo de forma en que pagues por el dinero solicitado, más sus intereses establecidos. Al ir cubriendo la deuda a capital de manera periódica, la cantidad que vas restando por pagar recibe el nombre de “saldos insolutos”.

Recuerda que tener un buen conocimiento y entendimiento sobre las distintas soluciones financieras y su proceso de crédito, te permitirá tomar mejores decisiones para el crecimiento de tu negocio. Si eres proveedor de la industria y buscas una solución de crecimiento a tu medida, ¡Blú Capital es para ti!

Conoce más de nuestros productos —> www.blucapital.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *