¿Por qué es importante desarrollar la inteligencia emocional como empresario?

tips empresariales

¿Qué sucede cuando estás bajo un estrés excesivo durante un tiempo prolongado? ¿Eres capaz de controlar esos arrebatos momentáneos con tus colaboradores? ¿Te concentras en tu trabajo cuando tienes un problema personal que no te lo puedes quitar de la cabeza?

Estas situaciones nos han sucedido a todos. Somos humanos y estamos en constante interacción con personas que a su vez tienen sus propios problemas y emociones que lidiar. Sin embargo, es posible canalizar estas emociones de manera correcta para ser acertados a la hora de relacionarnos con los demás. Y, justo de eso trata la inteligencia emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional?

En términos sencillos, es la capacidad de una persona de gestionar sus emociones, interpretar las emociones de los demás y manejarlas de manera consciente para resolver con éxito todo tipo de situaciones.

Y como ya sabes, en la empresa hay todos los días un montón de circunstancias que resolver. Usualmente, el día a día nos provoca emociones que manejamos sin ningún problema pero, a veces no tanto.

Por eso, mejorar la inteligencia emocional te da mucha ventaja frente a quienes no saben gestionar sus emociones o sus actitudes cuando una situación los supera.

¿Por qué te interesa trabajar la inteligencia emocional?

Algunos beneficios que la inteligencia emocional puede traer a tu vida laboral son los siguientes:

  1. Mejora el liderazgo

Antes se tenía la idea del jefe autoritario era lo que una empresa necesitaba para crecer. Alguien que estaba por encima de los demás, a quién había que tratar con reverencia y no cuestionar ninguna de sus decisiones.

Esto es un concepto muy anticuado. Un buen líder es alguien con un nivel muy alto de empatía, a quien las personas siguen porque inspira confianza. Es una persona capaz de mantener el control cuando la situación se pone complicada. Y genera seguridad y serenidad en los demás.

Ser líder implica preocuparse por las personas y cuidar de ellas. Los intereses, el bienestar y la felicidad son conceptos que importan. Porque si tus empleados se sienten a gusto, cuidarán de tu empresa. 

2. Mejora la comunicación

¿Cuántas veces has estado hablando con una persona y tienes la sensación de que no te escucha?

Saber escuchar mejora la forma de interactuar con los demás en muchos sentidos. Por un lado, comprendes mejor a la otra persona y empatizas con ella. Eso genera un vínculo muy potente.

Además, tener un buen nivel de comunicación dentro de la empresa es fundamental, tanto para tratar con empleados, como compañeros, socios, y proveedores. 

¿Y en las ventas? El saber escuchar hace que la otra persona se sienta cómoda en esta relación, y mejora muchísimo tu capacidad de negociación.

3. Mejor tus relaciones con los demás

¿Cuántas horas de día pasas en la oficina con tus compañeros? ¡Exacto! Es por eso que crear un buen clima laboral es sumamente importante.

Crear un buen clima en el trabajo favorece la productividad. Todos hacemos nuestras tareas más a gusto en un entorno en el que nos resulta grato estar.

La inteligencia emocional también es clave para la resolución de conflictos. Hay que manejar muy bien las emociones para identificar el problema, poner de acuerdo a las partes para juntos encontrar la solución.

4.Mejora tu relación contigo mismo

La inteligencia emocional hace que te comprendas mejor y te respetes.

Todos pasamos por muchos estados, incluso en el mismo día. La inteligencia emocional te ayuda a manejar todas esas emociones, por intensas que sean. Y no solo para que no te desborden, sino para que puedas conocerte mejor y aprender a sacar lo mejor de ti mismo, suceda lo que suceda.

Y también sirve para no detenerte. ¿Has oído hablar de la resiliencia? Es la capacidad de superar situaciones adversas. Si tu empresa no va bien, incluso si se viene abajo, puedes aprender de tus errores y salir reforzado.

Una persona con inteligencia emocional es resiliente. Entiende que el camino tiene baches y que a veces las cosas no salen bien. Y que el camino al éxito pasa por aprender de tus propios fallos. 

¿Qué te parece? ¿Le estás dando a la inteligencia emocional la importancia que tiene? ¿Estás trabajando en ella para ser un mejor empresario? Déjanos tus comentarios y Comparte a tus colaboradores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *