“Para recibir el crédito deposita a esta cuenta bancaria $2,000 pesos” o “¡Atención! Tu cuenta ha sido bloqueada favor de enviar tu nombre, correo y número de cuenta para reactivarla…” Son solo algunos de los mensajes más comunes que envían los estafadores digitales vía mensaje de texto.

A esta práctica se le conoce como smishing, palabra compuesta por “SMS” (servicios de mensajes cortos, más conocidos como mensajes de texto) donde se utilizan los teléfonos móviles como la plataforma de ataque. El estafador ejecuta el ataque con la intención de recopilar información personal.

Y, ¿Por qué se ha vuelto uno de los medios favoritos de los ciberdelicuentes?

Las personas sueles ser menos desconfiadas con la información que reciben cuando llega a través de mensajes directos a su teléfono personal, ya que asumen que la información es más segura debido a que no cualquiera tiene acceso a su número telefónico personal.

Además, a medida que más y más personas utilizan sus smartphones personales para trabajar, el smishing se utiliza para estafar a pequeñas y medianas empresas, convirtiéndose en una amenaza empresarial.

¿Qué persiguen los delincuentes de smishing?

Se dedican a robar tus datos personales, que pueden utilizar para robar dinero. ¿Cómo lo logran? Podrían engañarte para que descargues una aplicación en tu smartphone. Esta aplicación podría enmascararse como una legítima, que te engaña para que introduzcas información confidencial y envíes estos datos a los cibercriminales. Por otro lado, el enlace que se incluye en el mensaje de smishing podría conducirte a un sitio falso donde se te pide que introduzcas información personal confidencial que los cibercriminales pueden utilizar para robar tu ID y contraseña.

¿Cómo protegerte?

Aunque estos ataques son fáciles de realizar, solo puede provocar daños si muerdes el anzuelo. Te recomendamos que sigas los siguientes consejos para protegerte contra estos ataques.

  • Ninguna institución financiera o empresa te enviará un mensaje de texto que te pide que actualices la información de tu cuenta o que confirmes el código de tu tarjeta de cajero automático. Si recibes un mensaje que parece ser de tu banco o de una empresa con la que haces negocios, y te pide que hagas clic en algo en el mensaje, se trata de un fraude. Llama a tu banco o a la empresa directamente en caso de duda.
  • Nunca hagas clic en un enlace o número de teléfono de un mensaje del que no estás seguro.
  • No guardes tu tarjeta de crédito o información bancaria en el smartphone. Si no contienen la información, los ladrones no pueden robarla, incluso aunque filtren malware en tu teléfono.
  • Jamás respondas estos mensajes.
  • Informa de todos los ataques de smishing a la tu institución financiera o a la CONSUSEF.

¿Te interesa conocer más sobre como proteger tu dinero y negocio? Accede a nuestra sección Antifraudes en www.blucapital.mx e infórmate. Recuerda, la lucha contra la delincuencia es responsabilidad de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *